Consulta conun experto

¿Necesitas
ayuda?

Contacto vía email

Déjanos tu email y contactaremos contigo a la mayor brevedad posible con información adicional sobre Dinycon.

Este sitio Web utiliza cookies propias y de terceros con objeto de mejorar la experiencia de navegación. Si continúa navegando estará aceptando de forma expresa el uso de estas cookies. Puede obtener más información en nuestra página Uso de Cookies

  • 01.02.2018

¿Hacia dónde evoluciona el concepto de smart city?

Como ya hemos visto en entradas anteriores del blog, el futuro de las smart cities en España y a lo largo y ancho del planeta es muy halagüeño. Está claro que la relación de los ciudadanos con la tecnología y su entorno no es la misma que hace décadas. También está demostrado que, cualquier ciudad, con independencia de su tamaño, riqueza y ubicación, puede sumar la etiqueta de “inteligente” implementando determinados cambios. Cambios que, entre otras cosas, permitan gestionar mejor los recursos y disfrutar de nuevos servicios en la ciudad.

A pesar de todos los beneficios que el concepto de smart city aporta, a día de hoy no existe un marco común de referencia. Aparte de elaborarla, habría que fomentar que todos los sectores que se pueden beneficiar de estos cambios lo hagan realmente. 

De hecho, en un estudio reciente titulado “El desarrollo de la Smart City”, la consultora Roland Berger llegaba a la conclusión de que las ciudades con mejor puntuación en este sentido eran muy diversas entre sí en cuanto a riqueza, tamaño o situación geográfica. Tras estudiar la realidad de 87 smart cities de todo el mundo, el estudio afirma que no se trata de ser rico o grande, sino que se trata de ser inteligente. Pone de relieve la importancia de establecer una metodología global para que las ciudades inteligentes repartidas a lo largo del mundo tengan conexión entre sí.  Algo que en Dinycon tenemos muy claro.

Se han de poner en marcha estrategias que no estén únicamente enfocadas a cuestiones relacionadas con la movilidad, la energía y los servicios públicos. Se deben prestar más atención a otros aspectos como la educación, la salud o la vivienda.

El futuro de las ciudades inteligente pasa además por mejorar los procesos de digitalización. Sobre todo teniendo en cuenta la necesidad de lograr un equilibrio entre los tres aspectos que componen la estrategia común a todas las smart cities del mundo: campos de acción amplios, planificación estratégica y desarrollo de infraestructuras tecnológicas.

    Iniciar Sesión


    © Dinycon